Estar unidos como afectados, asociados, por haber compartido la enfermedad.

Ahora es la hora de compartir la esperanza, de recuperar la voz y la moral. Pero no estarás sólo.